El te negro con chocolate y menta se ha convertido en un sabor muy popular y evoca el tradicional dulce After Eight inglés con las propiedades del auténtico té negro.

Hace unas semanas hemos empezado a investigar la historia de uno de los tes favoritos de nuestros clientes. El te negro con chocolate y menta es un te ligero que nos calma un poco la ansiedad por el chocolate a los que somos “adictos” a este dulce.

La idea viene a emular en una infusión la popular receta inglesa  de los años 60 denominada After Eight. Unas chocolatinas que combinaban el dulce sabor del chocolate con el refrescante sabor de la menta y que fueron extremadamente populares entre la clase alta inglesa hasta que se popularizaron  por todo el mundo. En España se introdujeron en los años 80 con mucho éxito y aún hoy se siguen comercializando. Nacieron para tomarse después de la cena, pero la verdad es que están buenísimas a cualquier hora.

Pues bien, el té negro con chocolate y menta viene a emular el sabor de estas famosas chocolatinas en una infusión ligera y muy agradable de tomar.

Sus efectos son muy estimulantes pues el te negro es el que cuenta con mayor cantidad de teína y el chocolate también se caracteriza por sus capacidad para activar nuestro cuerpo. Es muy rico en minerales como calcio, hierro o potasio entre otros.

Lo puedes encontrar en envases de 100 o 200 gramos, pero a nosotros la forma que más nos gusta para tomarlo es en pirámides de Te, pues para disfrutar de su sabor no tienes que utilizar ninguna tetera, sólo necesitas incorporar agua caliente sobre la pirámide y dejarla en infusión durante 5 u 8 minutos. Las pirámides permiten trozos más grandes de hojas y frutos, por lo que aumentan las propiedades y el sabor de los tes.

te negro con chocolate piramideste negro con chocolate y menta 40 p